top of page

¿Cómo iniciar la búsqueda de empleo después de la universidad?

Actualizado: 11 dic 2023




¿Acabas de terminar la universidad y no sabes cómo iniciar la búsqueda de empleo? ¿Te sientes perdido, confundido o frustrado ante el reto de encontrar tu primer trabajo? ¿Te gustaría tener una estrategia y un plan de acción para conseguir el trabajo que deseas y que se ajuste a tu perfil y a tus objetivos?


Si tu respuesta es sí, entonces este artículo es para ti.


En este artículo, te damos algunos consejos prácticos para iniciar la búsqueda de empleo después de la universidad, desde cómo definir tu perfil profesional y tus intereses laborales, hasta cómo afrontar el proceso de selección y conseguir el primer trabajo. Además, te explicamos cómo aprovechar el primer trabajo para impulsar tu carrera profesional y cómo resolver algunas preguntas frecuentes sobre la búsqueda de empleo después de la universidad.


Sabemos que la búsqueda de empleo después de la universidad puede ser un proceso difícil, largo y estresante, pero también puede ser una oportunidad para descubrir tus pasiones, desarrollar tus habilidades y alcanzar tus metas. Por eso, queremos ayudarte a que inicies la búsqueda de empleo con confianza, optimismo y determinación. Recuerda que encontrar tu primer trabajo es el primer paso para construir tu futuro profesional.


¿Cómo iniciar la búsqueda de empleo después de la universidad?


Para iniciar la búsqueda de empleo después de la universidad, lo primero que debes hacer es tener una estrategia y un plan de acción que te guíen y te orienten en el proceso. Una estrategia y un plan de acción te ayudarán a definir tu perfil profesional y tus intereses laborales, a preparar tu currículum, tu carta de presentación y tu portafolio, y a buscar ofertas de empleo acordes a tu perfil y a tus objetivos. A continuación, te explicamos cómo hacerlo.


Cómo definir tu perfil profesional y tus intereses laborales

Antes de empezar a buscar empleo, es importante que definas tu perfil profesional y tus intereses laborales. Esto te permitirá saber qué tipo de trabajo quieres, qué tipo de trabajo puedes hacer y qué tipo de trabajo te conviene. Para definir tu perfil profesional y tus intereses laborales, puedes seguir estos pasos:

  • Identifica tus fortalezas, habilidades y competencias. Piensa en qué se te da bien, qué sabes hacer, qué has aprendido en la universidad y en otras experiencias, y qué te diferencia de los demás. Haz una lista de tus fortalezas, habilidades y competencias, y clasifícalas según tu nivel de dominio y de interés.

  • Evalúa tus preferencias, valores y motivaciones. Piensa en qué te gusta, qué te apasiona, qué te importa y qué te mueve. Haz una lista de tus preferencias, valores y motivaciones, y clasifícalas según tu grado de importancia y de satisfacción.

  • Establece tus metas, prioridades y expectativas. Piensa en qué quieres lograr, qué necesitas y qué esperas. Haz una lista de tus metas, prioridades y expectativas, y clasifícalas según tu grado de urgencia y de factibilidad.

Una vez que hayas definido tu perfil profesional y tus intereses laborales, tendrás una idea más clara de qué tipo de trabajo quieres, puedes y te conviene buscar. Así, podrás enfocar tu búsqueda de empleo y aumentar tus posibilidades de éxito.


Cómo preparar tu currículum, tu carta de presentación y tu portafolio


Después de definir tu perfil profesional y tus intereses laborales, es importante que prepares tu currículum, tu carta de presentación y tu portafolio. Estos son los documentos que te permitirán presentarte ante los empleadores, mostrar tus cualidades y logros, y destacar entre los demás candidatos. Para preparar tu currículum, tu carta de presentación y tu portafolio, puedes seguir estos consejos:


  • Estructura y redacta tu currículum de forma clara, concisa y atractiva. Tu currículum debe contener los siguientes apartados: datos personales, formación académica, experiencia laboral, idiomas, informática y otros datos de interés. Cada apartado debe incluir la información relevante y actualizada, ordenada cronológicamente de forma inversa. Tu currículum debe tener una extensión máxima de dos páginas, un diseño sencillo y profesional, y una ortografía y gramática impecables.

  • Adapta y personaliza tu carta de presentación a cada oferta de empleo. Tu carta de presentación debe ser un documento breve y original, que complemente tu currículum y que explique por qué quieres y puedes trabajar en el puesto y en la empresa que te interesan. Tu carta de presentación debe tener una estructura clara, con una introducción, un desarrollo y una conclusión. Tu carta de presentación debe tener una extensión máxima de una página, un tono formal y cordial, y una ortografía y gramática impecables.

  • Selecciona y muestra tus mejores trabajos en tu portafolio. Tu portafolio debe ser un documento que evidencie tus habilidades y competencias, y que demuestre tu capacidad para realizar el trabajo que aspiras. Tu portafolio debe incluir los trabajos que hayas realizado en la universidad, en otras experiencias o por tu cuenta, que sean relevantes y de calidad, y que reflejen tu estilo y tu personalidad. Tu portafolio debe tener una extensión variable, según el tipo y el número de trabajos que incluyas, un formato adecuado al medio y al público al que te diriges, y una presentación cuidada y creativa.

Una vez que hayas preparado tu currículum, tu carta de presentación y tu portafolio, tendrás los documentos necesarios para postular a las ofertas de empleo que se ajusten a tu perfil y a tus objetivos. Así, podrás mostrar tu potencial y tu valor a los empleadores y aumentar tus posibilidades de ser seleccionado.


Cómo buscar ofertas de empleo acordes a tu perfil y a tus objetivos


Después de preparar tu currículum, tu carta de presentación y tu portafolio, es importante que busques ofertas de empleo acordes a tu perfil y a tus objetivos. Esto te permitirá encontrar el trabajo que deseas y que se ajuste a tus intereses, habilidades y expectativas. Para buscar ofertas de empleo acordes a tu perfil y a tus objetivos, puedes seguir estos consejos:

  • Utiliza diferentes fuentes y canales de búsqueda de empleo, como portales web, redes sociales, bolsas de empleo, ferias de empleo, etc. Cada fuente y canal tiene sus ventajas y desventajas, por lo que te conviene diversificar tu búsqueda y aprovechar las oportunidades que te brinden. Algunas fuentes y canales que puedes utilizar son:

  1. Portales web: son sitios web especializados en la publicación de ofertas de empleo, que te permiten filtrar y buscar según diferentes criterios, como el sector, el puesto, la ubicación, el salario, etc. Algunos portales web que puedes consultar son [Infojobs], [Indeed], [LinkedIn], etc.

  2. Redes sociales: son plataformas digitales que te permiten crear y mantener contactos con otras personas, que pueden ser potenciales empleadores, referentes o colaboradores.

  3. Bolsas de empleo: son servicios que ofrecen algunas instituciones, como universidades, sindicatos, asociaciones, etc., que te facilitan el acceso a ofertas de empleo relacionadas con tu perfil o con tu sector. Algunas bolsas de empleo que puedes consultar son [Bolsa de Empleo UNED], [Bolsa de Empleo Comfama], [Bolsa de Empleo Asociación de Ingenieros de Telecomunicación], etc.

  4. Ferias de empleo: son eventos presenciales o virtuales que reúnen a diferentes empresas y organizaciones que buscan candidatos para sus vacantes. Algunas ferias de empleo que puedes asistir son [Feria Virtual de Empleo Universia], [Feria de Empleo y Emprendimiento de Madrid], [Feria de Empleo Tecnológico de Barcelona], etc.


  • Filtra y analiza las ofertas de empleo que te interesan, teniendo en cuenta el puesto, la empresa, las condiciones, los requisitos, etc. No te postules a todas las ofertas que veas, sino que selecciona aquellas que se ajusten a tu perfil y a tus objetivos. Para filtrar y analizar las ofertas de empleo, puedes seguir estos pasos:

  1. Lee con atención la descripción de la oferta, identificando el nombre del puesto, las funciones, las responsabilidades, las condiciones, los requisitos, etc.

  2. Investiga sobre la empresa, buscando información sobre su historia, su misión, su visión, sus valores, su cultura, su reputación, etc.

  3. Compara la oferta con tu perfil, evaluando si cumples con los requisitos, si te interesan las funciones, si te convienen las condiciones, si te identificas con la empresa, etc.

  4. Valora la oferta, considerando los pros y los contras, las oportunidades y los riesgos, las ventajas y las desventajas, etc.


  • Postula a las ofertas de empleo que se ajustan a tu perfil y a tus objetivos, siguiendo las indicaciones y los plazos establecidos. No te demores ni te adelantes, sino que envía tu postulación en el momento adecuado y de la forma correcta. Para postular a las ofertas de empleo, puedes seguir estos consejos:

  1. Adapta y personaliza tu currículum, tu carta de presentación y tu portafolio a cada oferta de empleo, resaltando los aspectos más relevantes y adecuados para el puesto y la empresa que te interesan.

  2. Sigue las instrucciones de la oferta, cumpliendo con los requisitos, los formatos, los medios y los plazos que te indiquen. No envíes tu postulación por varios canales, sino que elige el más apropiado y seguro.

  3. Confirma el envío de tu postulación, verificando que no haya errores, que se haya recibido correctamente y que tengas un acuse de recibo. Si no lo tienes, puedes enviar un correo o una llamada de seguimiento, sin ser insistente ni molesto.

Una vez que hayas buscado ofertas de empleo acordes a tu perfil y a tus objetivos, y que hayas postulado a las que te interesan, tendrás que esperar a que te contacten para el proceso de selección. Así, podrás demostrar tu aptitud y tu actitud para el trabajo que aspiras y aumentar tus posibilidades de conseguirlo.


Cómo afrontar el proceso de selección y conseguir el primer trabajo


Después de postular a las ofertas de empleo que se ajustan a tu perfil y a tus objetivos, es importante que afrontes el proceso de selección y consigas el primer trabajo. Esto te permitirá demostrar tu aptitud y tu actitud para el trabajo que aspiras y lograr tu inserción y tu desarrollo laboral. Para afrontar el proceso de selección y conseguir el primer trabajo, puedes seguir estos consejos:

  • Prepárate para las diferentes fases y pruebas del proceso de selección, como tests, dinámicas, entrevistas, etc. Cada fase y prueba tiene sus características y objetivos, por lo que debes informarte y ensayar previamente. Algunas fases y pruebas que puedes encontrar son:

    • Tests: son pruebas escritas u online que evalúan tus conocimientos, habilidades y competencias. Pueden ser de diferentes tipos, como psicotécnicos, de personalidad, de idiomas, de informática, etc. Para prepararte, puedes buscar y resolver ejemplos de tests similares a los que te van a aplicar.

    • Dinámicas: son actividades grupales que evalúan tu comportamiento, tu comunicación y tu trabajo en equipo. Pueden ser de diferentes tipos, como de presentación, de debate, de resolución de problemas, de simulación, etc. Para prepararte, puedes practicar tus habilidades sociales, tu liderazgo y tu creatividad.

    • Entrevistas: son conversaciones individuales o colectivas que evalúan tu motivación, tu interés y tu adecuación al puesto y a la empresa. Pueden ser de diferentes tipos, como telefónicas, presenciales, online, estructuradas, no estructuradas, etc. Para prepararte, puedes investigar sobre la empresa, repasar tu currículum y anticipar posibles preguntas y respuestas.


  • Causa una buena impresión y destaca tus cualidades y logros en el proceso de selección. Tu objetivo es convencer al empleador de que eres el candidato ideal para el puesto, por lo que debes mostrar tu mejor versión y resaltar tus puntos fuertes. Para causar una buena impresión y destacar tus cualidades y logros, puedes seguir estos consejos:

  1. Cuida tu imagen y tu lenguaje. Viste de forma adecuada al puesto y a la empresa, sin excesos ni descuidos. Utiliza un lenguaje claro, correcto y respetuoso, sin vulgarismos ni muletillas. Mantén una actitud positiva, segura y educada, sin arrogancia ni sumisión. Mira a los ojos, sonríe y saluda.

  2. Demuestra tu interés y tu entusiasmo. Muestra curiosidad e iniciativa, haciendo preguntas y comentarios pertinentes. Expresa tu motivación y tu pasión, explicando por qué quieres y puedes trabajar en el puesto y en la empresa. Aporta ejemplos y evidencias, mostrando tus cualidades y logros relacionados con el trabajo.

  3. Diferénciate de los demás candidatos. Resalta tus fortalezas, habilidades y competencias, sin compararte ni criticar a los demás. Menciona tus logros, reconocimientos y recomendaciones, sin presumir ni exagerar. Explica tus aportes, propuestas y soluciones, sin imponer ni contradecir.


  • Negocia las condiciones y el salario del primer trabajo, teniendo en cuenta el mercado y tus expectativas. Tu objetivo es llegar a un acuerdo que sea justo y equilibrado, tanto para ti como para el empleador, por lo que debes ser flexible y razonable. Para negociar las condiciones y el salario del primer trabajo, puedes seguir estos consejos:

  1. Infórmate sobre el rango salarial y las condiciones del puesto y del sector, buscando fuentes fiables y actualizadas, como estudios, estadísticas, convenios, etc. Así, podrás tener una referencia y un criterio para negociar.

  2. Valora tu perfil y tus objetivos, teniendo en cuenta tu formación, tu experiencia, tus habilidades, tus competencias, tus intereses, tus necesidades, etc. Así, podrás tener una base y un límite para negociar.

  3. Dialoga con el empleador, escuchando su oferta y exponiendo tu contrapropuesta. Sé honesto, transparente y respetuoso, sin mentir, ocultar o ofender. Busca puntos en común, cede en lo accesorio y mantén lo esencial. Busca un acuerdo que sea beneficioso para ambas partes.


Una vez que hayas afrontado el proceso de selección y conseguido el primer trabajo, tendrás que adaptarte al trabajo y a la empresa, aprender y mejorar tus habilidades y competencias, y establecer y mantener buenas relaciones con tus jefes, compañeros y clientes. Así, podrás aprovechar el primer trabajo para impulsar tu carrera profesional.


Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad y que te haya ayudado a iniciar la búsqueda de empleo después de la universidad con confianza, optimismo y determinación. Recuerda que encontrar tu primer trabajo es el primer paso para construir tu futuro profesional, y que debes aprovecharlo al máximo para crecer y progresar como profesional y como persona.

Comments


bottom of page