top of page

¿Qué es la procrastinación y cómo la puedes evitar?

Actualizado: 22 jun 2023




¿Eres de los que deja todo para última hora? ¿Prefieres acostarte a ver una película o salir con amigos aunque sabes que tienes trabajos pendientes? ¿Qué es la procrastinación y por qué la practicamos?


La procrastinación es retrasar o posponer tareas, a menudo sustituyéndolas por actividades menos importantes o distracciones. Muchas veces, la procrastinación surge debido a la falta de motivación, el miedo al fracaso, la falta de habilidades de gestión del tiempo o la necesidad de gratificación instantánea. Al comprender las razones detrás de la procrastinación, podemos trabajar en ellas y evitar caer en esto.


Las consecuencias de la procrastinación en nuestra vida La procrastinación puede tener efectos negativos tanto a nivel emocional como académico o laboral. A nivel emocional, puede generar estrés, ansiedad, culpa y baja autoestima. Posponer tareas importantes puede llevar a consecuencias como plazos incumplidos, trabajo de baja calidad, nos arriesgamos a perder oportunidades y dañar nuestra reputación tanto personal como profesionalmente. Todo esto puede afectar nuestra autoestima y hacer que nos sintamos frustrados e insatisfechos.


Además de comprender las razones detrás de la procrastinación, es importante identificar qué la desencadena. Puede ser el temor a enfrentar una tarea difícil, la falta de interés en el tema o incluso la presión de cumplir con altas expectativas. Al reconocer estos desencadenantes, podrás tomar medidas para evitarlos o manejarlos de mejor manera. Ahora que sabes qué es y cómo te puede afectar la procrastinación. Te daremos unos consejos para que logres convertirte en la versión más productiva de ti.

Establece metas claras y alcanzables


Una parte importante para superar la procrastinación es establecer metas claras y alcanzables. Define qué es lo que quieres lograr y simplifica tus objetivos en pasos más pequeños y manejables. Esto te permitirá tener un sentido de dirección y progreso, lo que aumentará tu motivación y reducirá las posibilidades de posponer tus tareas.


Gestiona tu tiempo


La gestión del tiempo efectiva es clave para vencer la procrastinación. Identifica las técnicas de gestión del tiempo que funcionan mejor para ti, como la técnica Pomodoro o la matriz de Eisenhower. Estas herramientas te ayudarán a priorizar tareas, estructurar tu tiempo y mantenerte enfocado en lo que es importante.


Menos es más


En lugar de enfrentar una tarea abrumadora en su totalidad, divide el trabajo en pasos más pequeños. Esto facilitará el proceso y te permitirá avanzar poco a poco. A medida que completes cada paso, experimentarás una sensación de logro que aumentará tú motivación para seguir adelante.


Identifica y elimina las distracciones


Las distracciones son una de las principales razones por las que procrastinamos. Identifica las distracciones comunes en tu entorno, como las redes sociales, la televisión o el desorden en tu espacio de trabajo, y toma medidas para eliminarlas. Puedes utilizar aplicaciones o herramientas que bloqueen el acceso a sitios web o establecer límites de tiempo, por ejemplo, mientras estés realizando una actividad puedes establecer horarios para revisar tu teléfono y tus redes sociales.


Utiliza técnicas de concentración


Para combatir la procrastinación, es importante que empieces a desarollar tu concentración. Encuentra técnicas que te ayuden a mantener la atención en la tarea que estás realizando, como la meditación, la respiración profunda o la música ambiental. Practica estas técnicas diariamente para fortalecer tu capacidad de concentración y resistencia mental.


Establece una rutina diaria


La creación de una rutina puede ayudarte a superar la procrastinación. Establece horarios para diferentes actividades y tareas que realizas en el día. Tener una rutina estructurada, te ayudará a mantener el enfoque y evitar caer en la tentación de posponer tus actividades.


Afronta el miedo al fracaso y la autocrítica


El miedo al fracaso y la autocrítica son barreras comunes que nos impiden avanzar y nos llevan a postergar. Aprende a enfrentar tus miedos y a tratarte con compasión. Reconoce que el fracaso es parte del proceso de aprendizaje y que los errores son oportunidades para crecer. Permítete cometer errores y aprender de ellos en lugar de permitir que te paralicen.


Acepta la imperfección y aprende del proceso


El perfeccionismo a menudo contribuye a la procrastinación, ya que esperamos que nuestras tareas sean perfectas antes de comenzar. Acepta que la perfección es inalcanzable y que es más importante avanzar y aprender del proceso. Permítete hacer un trabajo imperfecto y mejóralo a medida que avanzas. Recuerda que el progreso es más valioso que la perfección.


Encuentra tu motivación


La motivación juega un papel fundamental en la superación de la procrastinación. Encuentra qué te motiva, cuáles son tus valores y metas personales que te impulsan a actuar. También puedes buscar fuentes de motivación externas, como recompensarte a ti mismo por completar tareas o compartir tus metas con alguien que te brinde apoyo y responsabilidad.


Reconoce y celebra tus logros


No subestimes la importancia de reconocer y celebrar tus avances y logros, por pequeños que sean. Celebra cada paso que des hacia adelante y tómate un momento para reconocer el esfuerzo que has puesto en superar la procrastinación. Esto te ayudará a mantener la motivación y a generar un impulso positivo para seguir avanzando.


La procrastinación puede ser un hábito difícil de romper, pero con esfuerzo y determinación puedes lograra superarla. ¡Ánimo!


Síguenos en nuestras redes sociales:


Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page